La Roma, bestia negra del Real Madrid en el Bernabeu

Como Juventus y Bayern, ha arrancado dos victorias y un empate a domicilio en este siglo


La Roma, bestia negra del Real Madrid en el Bernabeu
Totti celebra el pase de la Roma en el campo del Real Madrid, en 2008 (PA Images)

El término “miedo escénico” que popularizó Jorge Valdano para describir cómo se sienten algunos futbolistas cuando pisan el césped de los estadios más imponentes cobra todo el sentido del mundo cuando se nombra el Santiago Bernabeu. Aún más si es en Europa. El Real Madrid, club más laureado del continente, es un rival prácticamente imbatible cuando nota el calor de su público en las citas de mayor trascendencia. Sin embargo, como casi todos los equipos, cuenta con sus propias bestias negras como local.

La Roma, rival de esta noche en el debut de ambos conjuntos en la Champions (21:00 h), es uno de los que más disgustos ha dado al madridismo en este siglo. Como Juventus Bayern Munich, dos oponentes que rápidamente vienen a la memoria por la dificultad que siempre supone para el Madrid, los giallorossi han sido capaces de arrancar dos victorias y un empate en la máxima competición continental. Ningún otro equipo les ha hecho más daño en el Bernabeu en cinco partidos, pues sólo en dos ocasiones el encuentro terminó con victoria blanca.

De los tres pinchazos, el más sonado fue hace una década, cuando la Roma eliminó en octavos a los blancos con triunfo también en el Bernabeu

De los tres pinchazos, el más sonado fue el que se produjo hace algo más de diez años en unos octavos de final. La temporada 2007/08 Madrid y Roma quedaron emparejados dando ya por muerto al plantel dirigido por aquel entonces por Luciano Spalletti. En su primera etapa como entrenador del conjunto romano, el técnico italiano es recordado por practicar un fútbol atractivo con Francesco Totti como falso ‘nueve’. La sorpresa no se produjo en una victoria histórica para er capitano, Perrotta, Mancini y compañía. También para De Rossi, único superviviente junto a Marcelo de aquel 5 de marzo de 2008.

La Roma llevaba una ventaja del Olímpico de 2-1. En un ejercicio de madurez tremendo para un equipo poco acostumbrado a estas citas, no se amedrentó y con orden atrás supo jugarle a un Madrid que en aquellos años se había acostumbrado a naufragar antes de tiempo en Europa. Bernd Schuster no supo cómo hincarle el diente a un rival que tomaría ventaja en el minuto 73 tras la expulsión de Pepe. El gol de Taddei tuvo su réplica instantes después con el tanto de Raúl. Sufrió la Roma en esa recta final, pero en el añadido Vucinic, también de cabeza, apuntillaría a los blancos.

Fue una de las gestas contemporáneas de la entidad capitalina en el viejo continente hasta el frenesí que se desató la temporada pasada en Roma tras remontarle un 4-1 al Barça. El 3-0, obra de Manolas en los últimos minutos, confirmó el milagro de los de Di Francesco y con ello el billete de semifinales de la Champions.

Las expectativas para esta temporada son más comedidas. A diferencia de la anterior, la Roma cuenta con mayor fondo de armario, aunque ha perdido a hombres importantes en el centro del campo que también tenían mucho peso en el vestuario. Di Francesco está todavía buscando la manera de suplir a Strootman y Nainggolan y de dar con la tecla en la posición de Pastore, fichaje estrella pero que es baja para este partido por lesión. Los resultados, de momento, no acompañan. En la Serie A ya han dejado escapar siete puntos en cuatro jornadas y se alejan de la Juve, líder con pleno de victorias.

Esta temporada la Roma cuenta con mayor fondo de armario pero ha perdido peso en el centro del campo. Di Francesco sigue buscando la fórmula

El último antecedente entre madrileños y romanos se remonta en 2016, también en octavos de final. En esa ocasión el vencedor de los dos duelos fue el Real Madrid, que a la postre terminaría llevándose la primera de las tres Champions consecutivas.

Comentarios de Facebook