Medicamentos naturales para el sangrado de encías

Gracias a las propiedades de algunos ingredientes naturales y adoptando una serie de medidas de higiene conseguiremos solucionar el problema de las encías sangrantes para que no derive en complicaciones mayores.

Cuando las encías sangran debemos prestar atención a nuestra higiene bucal, pero también a nuestra salud en general. Algunos remedios naturales pueden ayudarnos a reducir la inflamación y combatir la acidez que causa este problema.

En este artículo compartimos algunas soluciones caseras para mejorar la salud de las encías y prevenir otros trastornos más graves como la periodontitis. También descubriremos algunos consejos sencillos y muy efectivos relacionados con la alimentación para prevenir los problemas dentales. 

¿Por qué me sangran las encías?

En primer lugar, para mejorar la salud de nuestras encías y dientes siempre debemos llevar a cabo una buena higiene bucal a diario, después de cada comida. También debemos tener en cuenta qué tipo de dentífrico usamos. No obstante, no podemos olvidarnos de la verdadera causa de por qué las encías sangran.

Desde la perspectiva de la medicina holística y natural, las encías sangran por algún tipo de trastorno que afecta al intestino. Puede no ser un problema grave, pero sí que existe un desequilibrio que deberíamos tratar. Es posible que, además, tengamos otras afecciones por culpa de un exceso de acidez y una tendencia a la inflamación.

Remedios naturales

1. Buches de aceite

Buches de aceite para cuando las encías sangran

Un tratamiento natural y casero que se realiza desde la antigüedad en la India para mejorar trastornos que afectan a la boca y a todo el tracto digestivo son los buches o enjuagues de aceite en ayunas. Con este método contribuimos a eliminar toxinas y bacterias y reducir la inflamación y acidificación.

¿Cómo los hacemos?

  • Para realizar los buches solo tenemos que hacer enjuagues con aceite de coco, de girasol o de sésamo durante 15 minutos antes de cepillarnos los dientes, siempre en ayunas.
  • Pasaremos el aceite por toda nuestra boca.
  • Después lo escupiremos y nos cepillaremos bien los dientes.
  • Lo haremos cada día, por lo menos, durante un mes.

2. Bicarbonato de sodio

Hemos comentado que una de las causas de las encías sangrantes es el exceso de acidez de la boca, la cual tiene un origen intestinal. Por lo tanto, para equilibrar el pH bucal podemos recurrir a algún remedio natural con propiedades alcalinizantes.

El bicarbonato de sodio es una excelente opción, siempre y cuando lo usemos en muy pequeñas cantidades para no excedernos. Por lo tanto, con la yema del dedo tomaremos una pizca de bicarbonato y nos la pondremos en la boca dos o tres veces al día para alcalinizar la saliva de manera suave y progresiva.

3. Infusión de llantén y salvia

Para aquellas personas que prefieran un remedio tradicional y sencillo presentamos los enjuagues con infusión de llantén y salvia. La combinación de estas dos plantas medicinales es muy efectiva cuando las encías sangran.

La salvia es antiséptica, mientras que el llantén es astringente y cicatrizante. De este modo, si realizamos enjuagues tres veces al día después de las comidas, lograremos mejorar la salud de las encías y acelerar la curación de cualquier ulceración o inflamación de la boca.

4. Enjuague de agua marina

Enjuagues de agua de mar para cuando las encías sangran

Un enjuague que no requiere ningún tipo de preparación es el de agua marina. Este líquido milagroso, rico en minerales y oligoelementos, tiene un gran poder alcalinizante, antiséptico y regenerador. No obstante, debemos usar agua de mar limpia, la cual hoy en día se comercializa en algunos supermercados y tiendas de productos naturales.

  • Si optamos por recoger el agua nosotros mismos, deberemos hacerlo en zonas muy limpias y evitar las épocas de baño.
  • Lo haremos a primera hora de la mañana y para ello sumergiremos una botella hacia abajo para evitar la capa más superficial del agua, en la cual se acumulan más sustancias tóxicas.

Otros consejos

Para que estos remedios sean efectivos deberemos tener en cuenta estos consejos finales:

  • Usar un dentífrico natural libre de sulfatos, elaborado con ingredientes como la arcilla,el xilitol, el carbón vegetal, el aceite de coco o los aceites esenciales.
  • Limpiarnos bien el espacio interdental con hilo o seda dental.
  • Tomar un suplemento de vitamina C a diario.
  • Reducir el consumo de harinas refinadas, lácteos y azúcares.
  • Mejorar el funcionamiento de nuestros órganos, en especial del intestino, el hígado y los riñones.
  • Acudir a nuestro odontólogo si detectamos un desviamiento de los dientes.
  • Combatir el bruxismo si lo padecemos.
  • Eliminar por completo el tabaco.
Comentarios de Facebook