Daniel Ortega le exige a los países miembros de la OEA “no entrometerse”

Daniel Ortega dijo en una entrevista a la cadena de noticias rusa RT que los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) no deben de “entrometerse” en los asuntos internos de Nicaragua, en respuesta a los veinte países del Consejo Permanente de ese organismo que crearon una comisión especial para mediar en la crisis actual, la cual lleva más de cien días.

“Ellos tienen que respetar a Nicaragua. Nosotros no estamos para responderle a ellos. Los gobiernos que ellos representan tienen que responderle a su pueblo. Bastantes problemas tienen en cada país de estos para que vengan a querer entrometerse en la situación de nuestro país”, dijo.

Ortega aparecerá el lunes en la televisora rusa en español RT en el segmento Entrevista, donde reitera por quinta ocasión su rechazo a las cifras de muertos de los organismos de derechos humanos y descalifica el trabajo de estos y lo que él llama la derecha golpista.

La comisión especial o “grupo de trabajo para Nicaragua” que Ortega rechaza fue aprobada el jueves y tiene el objetivo que sus miembros viajen a Nicaragua, para constatar in situ el nivel de violencia contra la población e intentar mediar políticamente con el Gobierno para que retome el Diálogo Nacional.

La iniciativa fue impulsada por Estados Unidos, Argentina, México, Costa Rica, Chile, Colombia, Perú, Brasil y Canadá.

El canciller Denis Moncada Colindres, quien representó a Ortega el jueves ante la reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, rechazó también la creación del grupo de trabajo, argumentando que es una injerencia en los asuntos internos de Nicaragua.

No es injerencia, es cumplir los compromisos

Al respecto, el exembajador de Nicaragua en Washington, Carlos Tünnermann Bernheim, recordó que el Estado de Nicaragua debe cumplir con los compromisos internacionales adquiridos y establecidos en la Constitución Política de Nicaragua, de respetar el orden democrático y los derechos humanos de los nicaragüenses.

“No puede ser injerencia, ni intervencionismo en los asuntos internos de Nicaragua, el hecho de que otros países que forman parte de la OEA estén preocupados por una crisis que está ocurriendo en Nicaragua, donde hay una violación a los derechos humanos y hay un incumplimiento a esos valores y principios contemplados en esos instrumentos jurídicos internacionales”, confió Tünnermann.

El excanciller Francisco Aguirre Sacasa cree que la crisis de Nicaragua ha sido abordada en la OEA con un proceso “más acelerado” que la de Venezuela, lo que le hace temer que haya un desenlace que implique la suspensión del país del sistema interamericano, si Ortega sigue renuente a aceptar la mediación del grupo de trabajo para Nicaragua.

Venezuela y Nicaragua han sido escenarios de la represión de la policía y de grupos irregulares armados contra los ciudadanos que protestan demandando la renuncia de los gobernantes de estos países, Nicolás Maduro y Daniel Ortega, respectivamente.

En el caso de Nicaragua, la represión de la Policía Nacional y fuerzas paramilitares ha dejado más de trescientos muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En Venezuela la cifra es menor.

Aguirre proyecta que si Ortega mantiene su rechazo al grupo de trabajo para Nicaragua, “podría echarse encima a toda la OEA, ya no a nivel de Consejo Permanente, sino a nivel de las cancillerías”.

“Si Daniel sigue en su plan de no colaborar con la OEA y con este grupo de trabajo….entonces no descartaría en este caso que llegaríamos más rápidamente a la convocatoria de una reunión de cancilleres, la Asamblea General de la OEA, para considerar el caso de Nicaragua y eso podría llevarnos a la suspensión, por tratar de bloquear al grupo de trabajo”, manifestó Aguirre.

La suspensión de Nicaragua de la OEA significaría que el país “difícilmente” podría tener acceso a los préstamos o a ayuda del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), porque este organismo es parte del sistema interamericano y también Nicaragua quedaría “totalmente excluida de la protección que le puede dar la OEA a sus países miembros”, dijo Aguirre.

Según Aguirre, Ortega ya fue advertido por funcionarios estadounidenses de que podría tener un destino “peor” que Venezuela, por no aceptar la opción de adelantar las elecciones, para una “salida suave del poder”. laprensa.com.ni

Comentarios de Facebook
Compartir