Una mujer dio a luz prematuramente después de que una policía fuera de servicio le pateara en el estómago

Fotografía de la ficha policial de Ambar Pacheco, la policía que golpeó a una mujer embarazada en Miami (Captura WPLG – Channel 10)
Fotografía de la ficha policial de Ambar Pacheco, la policía que golpeó a una mujer embarazada en Miami (Captura WPLG – Channel 10)

Había pocas opciones de que Evony Murray pudiera disfrutar de un tranquilo paseo nocturno por Miami Beach.

Murray estaba embarazada de ocho meses. Salía de cuentas el 4 de agosto, pero quiso salir a caminar a pesar del sofocante calor del verano junto al futuro padre.

Después, la pareja se encontró con Ambar Pacheco, la oficial de policía fuera de servicio. Comenzaron un enfrentamiento durante el cual, dice Murray, Pacheco le dio una patada en el estómago.

Según el informe de las autoridades, Murray, de 27 años, sufrió un fuerte dolor estomacal que, posiblemente, respondían a las contracciones. El bebé iba a nacer, pero nueve días antes.

Murray fue trasladada a un hospital y Joseph Predelus III llegó al mundo tras siete minutos de intervención, de acuerdo al relato que su padre, Joseph Predelus, de 40 años, hizo a WSVN.

En otro punto de la ciudad, Pacheco, de 26 años, era arrestada y acusada de agresión agravada, según una declaración jurada del Departamento de Policía de Miami Beach a The Washington Post.

El jefe de policía de North Miami Beach, William Hernández, despidió a Pacheco en menos de dos días.

“Debido a las recientes acciones que la Sra. Ambar Pacheco realizó fuera de servicio, su empleo en la ciudad de North Miami Beach ha finalizado con efecto inmediato“, comentó Hernández en una breve declaración. Hacía menos de un año que ella se había incorporado al cuerpo y estaba en período de prueba, según el Miami Herald.

Los detalles que rodean el incidente no están claros. El informe del arresto no dice cómo o por qué comenzó el enfrentamiento. Pero Ambar Pacheco le dijo a la policía que Predelus le había dado una patada a su hermana en la cara, lo que provocó una reacción violenta.

Más tarde señaló que no recordaba a quién había pateado.

Predelus negó haber agredido a la hermana menor de Pacheco, Mikaela, de 21 años, y dejó entrever que las mujeres estaban ebrias.

“No pateé a nadie. Nunca toqué a nadie”, dijo Predelus a WSVN. “Lo único que hice fue defender a mi bebé, a una madre y a un niño. Yo no pongo las manos encima de las mujeres, y así es como debería ser, especialmente con una mujer embarazada”.

En una entrevista con CBS MiamiMurray comentó que la confrontación con las hermanas comenzó por un malentendido.

“Estábamos caminando por la acera disfrutando de la noche y las vimos”, afirmó a la estación de televisión. “Las chicas estaban llorando. Pensaron que estábamos hablando de ellas, algo que no era cierto. Se pusieron beligerantes e intentaron saltar a por nosotros porque pensaban que dije algo“, agregó.

Una condena por agredir a una mujer embarazada conlleva un máximo de 15 años de prisión y una multa de hasta USD 10.000 en Florida, según el bufete de abogados Hussein & Webber.

Murray y las hermanas Pacheco no pudieron ser contactadas para hacer comentarios. Predelus dijo a The Washington Post que su hijo recién nacido y Murray están bien, pero se negó a hablar sobre lo ocurrido.

El Centro Médico Mount Sinai, donde Murray dio a luz a su bebé, tampoco respondió a la solicitud de declaraciones. No está claro si el presunto asalto causó el nacimiento prematuro, pero los traumatismos físicos o las lesiones pueden contribuir al parto prematuro, según una documento informativo de la Clínica Mayo.

Murray dijo a la CBS que espera que Pacheco reciba ayuda mientras ingresa al sistema judicial penal.

“Me molesta saber que las personas que supuestamente nos sirven y nos protegen nos están lastimando”, indicó Murray a la televisión. “Sé que no son todos y que una manzana podrida no arruina al grupo. Es solo que, a veces, se obtiene una mala semilla“, finalizó.

Comentarios de Facebook
Compartir