El peor enemigo de la motivación laboral

El mindfulness no sería tan bueno para las empresas, ya que un estudio encontró que reduciría la motivación de los empleados, en lugar de mejorarla como se había creído. Conoce por qué.

El mindfulness no ayudaría a la motivación laboral. Foto: Paul Harizan / Getty Images.
Qué es el mindfulness

El mindfulness, como lo define el portal Psychology Today, tiene como propósito tener una atención más abierta al presente, observando tus pensamientos y sentimientos, viviendo la experiencia en el momento.

Entre sus ventajas, según recoge la Asociación Americana de Psicología, están reducir el estrés y la ansiedad, mejorar el sueño y la memoria y hasta hacernos más productivos.

Sin embargo, y por irónico que resulte, esta práctica de meditación no sería tan buena para la motivación laboral.

El estudio

Para llegar a esta conclusión, el New York Times realizó una serie de pruebas con cientos de empleados. A algunos se les asignó un maestro de mindfulness para enseñarles técnicas básicas de esta práctica, como enfocarse en su respiración o escanear sus cuerpos mentalmente para identificar sensaciones físicas.

Mientras tanto, a otros se les pidió que dejar que sus mentes divagaran, que leyeran o que escribieran sobre lo que les había ocurrido recientemente.

Después se les asignó realizar una serie de tareas, pero antes se les preguntó qué tan motivados se sentían por realizarlas y cuándo tiempo y esfuerzo estarían dispuestos a invertir en ellas.

Los que habían practicado mindfulness tenían menos interés en el futuro, y más emociones de calma y serenidad, pero a la vez estaban menos motivados que sus contrapartes para realizar las tareas.

Meditar nos hace estar más a gusto con el presente. Foto: Westend61 / Getty Images.M
Las conclusiones

Como explicaron los responsables del estudio en sus resultados, publicados en la revista Organizational Behavior and Human Decision Processes, estas serían muy malas noticias para todas las compañías que se han volcado a las ventajas de esta práctica, ofreciendo espacios para meditar a sus empleados.

Y es que la motivación está ligada a querer obtener un futuro más deseable, según el New York Times, asociado a no estar del todo contento con el presente, lo que se contrapone con el propósito del mindfulness.

Además, las compañías a las que les va mejor suelen tener empleados más motivados, de ahí que sea una cualidad deseable para el progreso.

Sin embargo, el mindfulness, a pesar de que sí ayudaría a la salud mental, no sería lo mejor para motivar a los empleados, y por lo tanto no sería una herramienta útil para el progreso que tanto se busca en esta sociedad.

Aunque, pensándolo bien, y conociendo el principio y propósito del mindfulness, tiene sentido que dé como resultado una menor motivación laboral como la que esperan las compañías.

Si has practicado meditación, ¿qué efectos has notado que tiene en tu vida?

Comentarios de Facebook
Compartir