La momia mitad niña mitad cocodrilo oculta en un palacio turco

Tras haber estado apartada de los ojos del público por más de un siglo, una momia con la cabeza de una niña y un cocodrilo fue fotografiada por primera vez en Turquía.

De acuerdo con el diario Hurriyet, la momia está compuesta por los restos de una princesa del antiguo Egipto no identificada y el cráneo de un cocodrilo del Nilo.

Según la leyenda que existe entorno suyo, la niña habría muerto atacada por uno de estos reptiles y los gobernadores de la época decidieron combinar ambos cuerpos con la idea o creencia de que la joven heredera a faraón, resucitara convertida en cocodrilo.

Momia Cabeza De Nina Cabeza De Cocodrilo en Turquía
La momia permanecía oculta desde el siglo XIX y esta es la primera vez que se puede ver en fotografías. (Hurriyet).

A diferencia con otras seis momias de personajes históricos que se conservan en el Museo Arqueológico de Estambul, la pieza se guarda en el palacio de Topkapi, desde finales del siglo XIX, por orden del sultán otomano Abdul Jamid II.

En un principio la pieza se mantenía en el Palacio de Yildiz en Estambul.

De acuerdo con la información recogida por el diario, la momia fue traída de Egipto a Turquía a mediados del siglo XIX durante el reinado del sultán otomano Abdulaziz.

Ibrahim Hakki Konyal, historiador turco, escribió en la década de 1950 una anécdota sobre la momia. De acuerdo con él, los residentes del palacio de Yildiz habrían sufrido un susto cuando un noche oyeron golpes provenientes del almacén del complejo y encontraron la cabeza del cocodrilo sobre unos costales de azúcar.

Al parecer, uno de los sirvientes del palacio de Yildiz quería que el repostero de la corte le regalara unos dulces. Como este se negó, decidió gastarle una broma colocando la cabeza de cocodrilo encima de las pilas de sacos de azúcar

Así, por la noche el sirviente empezó a dar golpes desde la despensa. Cuando, alarmados, los residentes del palacio acudieron al lugar de donde procedía el ruido, descubrieron con horror la cabeza disecada del reptil, y creyeron que ella era el origen de los golpes.

Entonces el sirviente apareció y dijo que retiraría la cabeza a condición de que el repostero accediera a sus demandas de dulces, que le fueron entregados.

Pero el sirviente no sólo consiguió los bocadillos, sino que sugirió a los residentes el palacio sacar a la momia, y todos lo obedecieron. Así la momia llegó al palacio de Topkapi, en donde recientemente fue fotografiada.

Comentarios de Facebook
Compartir