Rusia 2018: Colombia es el único país que ha rechazado ser sede de un Mundial de fútbol

“Colombia no tiene tiempo para atender las extravagancias de la FlFA”.

Así de concluyente fue el entonces presidente colombiano Belisario Betancur en octubre de 1982, cuando anunció oficialmente que su país rechazaba organizar el Mundial de fútbol que debía jugarse cuatro años después.

La nación sudamericana es, desde entonces, el único país que llegó a negarse a ser la sede de una Copa del Mundo después de haber sido elegido para realizarla.

En Colombia, 36 años después, todavía suelen surgir conversaciones respecto a qué habría pasado si el torneo se hubiese jugado allí y no en México, como finalmente sucedió.

Si bien se destaca la decisión tomada en aquel entonces de no ceder ante los desmedidos requerimientos de la FIFA, también se lamenta que el país hubiese sido incapaz de organizar un torneo con un plazo de 12 años.

Belisario BetancurDerechos de autor de la imagenGETTY
Image captionEl entonces presidente Betancur dijo que no haría caso a las exigencias de la FIFA.

La FIFA había elegido a Colombia como la sede en 1974 y la declinación del país se produjo recién en 1982, ocho años después.

El promotor

Que Colombia haya resultado elegida para organizar una Copa del Mundo tuvo un gran protagonista: Alfonso Senior.

El dirigente de Millonarios fue uno de los grandes impulsores de la profesionalización del fútbol colombiano.

También el autor intelectual del “Ballet Azul”, como era llamado el Millos de mediados de siglo, liderado por Alfredo Di Stéfano y Adolfo Pedernera.

Aquel equipo que conquistó cuatro títulos locales y pasó a la historia por derrotar como visitante 4-2 al Real Madrid en 1952.

Los goles de Di Stéfano y Pedernera opacaron la celebración por los 50 años del club madrileño. que volvería a perder con Millonarios en Bogotá en ese mismo año.

Un hombre trabajando en un estadioDerechos de autor de la imagenGETTY
Image captionMéxico logró estar a punto para el Mundial en solo 9 meses.

Los logros alcanzados por su club le valieron a Senior un gran prestigio dentro de la FIFA, algo que aprovechó el dirigente para impulsar la idea de “Colombia 1986”.

“Uno de los grandes dolores que le quedaron a Senior hasta su muerte fue el rechazo del Mundial”, explica el periodista y escritor Nicolás Samper.

El autor del libro recién publicado “Lo que el fútbol se llevó. El lado oscuro de los mundiales” añade que la intención del dirigente al promover ese Mundial fue “que Colombia crezca futbolísticamente y se desarrolle como país“.

Las razones del no

Una flotilla de limosinas, congelamiento de tarifas hoteleras, nuevas vías férreas y carreteras, recortes impositivos y una serie de inversiones eran algunos de los pedidos de la FIFA para Colombia.

El lento avance y la incertidumbre ante la falta de un plan definitivo de parte del país sede inquietaba cada vez más a los jerarcas del fútbol Mundial.

A principios de la década del 80, después de casi seis años de la elección de Colombia como anfitrión, la FIFA comenzó a presionar cada vez más y más.

Enzo FrancescoliDerechos de autor de la imagenGETTY
Image captionEnzo Francescoli de Uruguay fue una de las grandes figuras presente en México 86.

Mientras tanto, el gobierno y el Congreso colombianos no llegaban a ponerse de acuerdo en cuál sería la fuente del dinero requerido para organizar el campeonato, mientras la iniciativa privada se organizaba con dificultad.

“Las exigencias de la FIFA eran complejas, pero tuvimos mucho tiempo”, señala Nicolás Samper, a tiempo de añadir que en aquel momento la clase política colombiana fue incapaz de “remar para un mismo lado”.

El periodista indica que en ese momento “primaron los intereses particulares”.

“La improvisación, la caída de ciertas estructuras económicas y la desidia de los gobiernos de esa época hicieron que seamos el único país en el mundo en fallarle al mundo del fútbol”, concluye.

Tal vez nunca se sepa con certeza si fue cierto que una empresa deportiva presionó a la FIFA para poner la vara muy alta a Colombia en sus exigencias para forzar un cambio de sede.

Michel PlatiniDerechos de autor de la imagenGETTY
Image captionMichel Platini fue el capitán de Francia en México 86.

“Se hablaba de que surgió una presión, que hasta ahora no se pudo probar, de marcas en la FIFA porque sabían que no iban a vender todo lo que querían vender en Colombia”, indica Samper.

Añade que en esa época la mayoría de los zapatos para jugar fútbol y otras indumentarias deportivas que se usaban en Colombia eran fabricados en ese país.

“Era muy raro que alguien usara algo de Adidas. Eso era cuando se tenía un pariente en Estados Unidos”, indica.

El Mundial que se perdieron los colombianos

La primera consecuencia de rechazar ser la sede de la Copa fue que Colombia perdió la plaza asegurada en el Mundial como país anfitrión.

El país no jugaba el torneo desde 1962 y no lo haría de nuevo hasta 1990.

Sin embargo, Nicolás Samper señala que el mayor golpe para los colombianos fue sentirse incapaces de organizar un Mundial a pesar de tener más de una década para hacerlo.

Hugo SánchezDerechos de autor de la imagenGETTY
Image captionHugo Sánchez fue uno de los mejores jugadores de México en el Mundial del 86 que jugaron de locales.

“Cuando se canceló hubo una especie de resignación porque sentimos como país que no podíamos organizarlo y México lo hizo en nueve meses”, explica el periodista.

Samper recuerda que México sufrió el terremoto más mortífero de su historia en septiembre de 1985 y aún así logró realizar “un muy buen Mundial”.

El país norteamericano contaba con la infraestructura que le había quedado del Mundial 1970.

La de 1986 fue la Copa del Mundo que consagró a Diego Maradona como uno de los mejores jugadores de la historia.

En la que el Brasil de Zico perdió por penales ante la Francia de Michel Platini.

En la que jugaron Enzo Francescoli, Hugo Sánchez, Michael Laudrup y Emilio Butragueño.

“Ese Mundial, que fue de los más bonitos, lo pudimos ver acá, pero no tuvimos los pantalones para hacerlo”, concluye Samper.

Comentarios de Facebook