Bajará la fabricación de teléfonos y subirán de precio, el cobalto escasea

Esta y otras materias primas usadas en electrónica aumentan su coste debido a la escasez


¿Bajará la fabricación de teléfonos y subirán de precio? El cobalto escasea

La cadena de intereses tras el coltán es enorme. (iStockphoto)

Detrás de materiales como el coltán o el cobalto hay una triste historia de explotación laboral. De hecho probablemente estemos hablando del elemento que hace más siniestra la fabricación de dispositivos electrónicos actualmente. Según explican en este artículo de Mashable el 60 por ciento del cobalto que se usa en la fabricación de teléfonos móviles proviene de la República Democrática del Congo, un país en el que este material se obtiene en su mayor parte en condiciones laborales incluso más duras que las de la Europa del siglo XIX.

Los suministros de esta y otras tierras raras no son precisamente abundantes, esto es sabido desde hace tiempo. Pero lo cierto es que la creciente producción de teléfonos móviles y la llegada de los automóviles eléctricos, cuyas baterías de litio también usan esta clase materiales, están haciendo que cada vez sea mayor la demanda del cobalto y su precio se está disparando.

La llegada de los automóviles eléctricos, cuyas baterías de litio también usan esta clase de materiales, están haciendo que cada vez sea mayor la demanda del cobalto

De hecho, según difundió Bloomberg recientemente, Apple estaría sopesando negociar directamente con las minas de las que se extrae este componente. Algo insólito, pues normalmente el cobalto que usan las grandes empresas de tecnología llega a través de la cadena de proveedores que fabrican las diferentes partes del teléfono.

Con esta medida Apple parece querer asegurarse de que tiene el material suficiente para continuar fabricando sus iPhone. Pero esta escasez del cobalto podría repercutir también en los bolsillos de los futuros compradores de teléfonos. Pues podría encarecerse la producción de estos debido a la falta de materias raras.

Apple puede estar negociando directamente con las minas de cobalto

Poco sabemos sobre los efectos que pueden tener estas medidas en la mano de obra que extrae y procesa estos materiales raros. Pero lo cierto es que incluso una empresa como Fairphone, que fabrica un teléfono móvil con criterios éticos, no puede frenar el uso de materiales obtenidos en condiciones de precariedad laboral o en el que los ingresos terminan alimentando conflictos bélicos. Aunque ha realizado algunos esfuerzos para lograrlo.

A propósito, el Fairphone 2 cuesta 529 euros. Un precio por el que es posible lograr teléfonos con prestaciones mucho más avanzadas en el mercado. Pero ese abaratamiento se da en otras empresas gracias a obtener mayores márgenes de beneficio y, sobre todo, con condiciones laborales duras desde la obtención de las materias primas hasta el ensamblaje de los dispositivos. Algo de lo que da fe la ONG China Labor Watch. A propósito, si repasan la lista de informes sobre de esta organización pueden comprobar que ninguna de las grandes tecnológicas se salva de esta lacra.

Comentarios de Facebook