Con intenso dolor, despiden a familia calcinada en Managua, Nicaragua

Escenas de intenso dolor se vivieron esta mañana en la iglesia Fuente de Vida, donde anoche velarpon a las seis víctimas de la masacre de ayer en el barrio Carlos Marx, a quienes atacaron y quemaron vivas.

“Quiero a mi hija, quiero a mis nietos”, se le escuchó decir a Gloria Álvarez, abuela materna de los niños de tres meses y cinco años, quienes murieron calcinados junto con sus padres y abuelos paternos.

La abuela materna de los niños y madre de Mercedes de los Ángeles Raudez, quien también murió, se desmayó nuevamente cuando los seis féretros salieron de la iglesia Fuente de Vida para un oficio religioso en el templo Ministerio Apóstolico Cristiano, en Bello Horizonte.

Las víctimas fueron identificadas como Óscar Velásquez Pavón, su esposa, Maritza López, el hijo de ambos, Alfredo Velásquez López, y su esposa Mercedes Raudez. Los niños muertos son Mathias y Daryeli, quienes eran hijos de Velásquez y Raudez.

El pastor César Augusto Marenco, quien presidió el acto religioso, recordó que la familia Pavón – Velásquez tiene más de 25 años de congregarse en la iglesia.

“La familia Pavón Velásquez no le hacía mal a nadie, hasta que el ángel de la muerte los abrazó”, expresó el pastor Marenco.

El religioso agregó que la familia, que fue quemada viva dentro de su vivienda en el barrio Carlos Marx, fue víctima de la “máquina de la muerte”.

El acto litúrgico se realizó en un ambiente de consternación donde los fieles entre cantos y oraciones no pudieron evitar las lágrimas.

Los seis miembros de esta familia serán sepultadas en tres fosas en el cementerio Milagro de Dios.

Comentarios de Facebook