Señales claras para identificar que sufres de acoso laboral

Esta práctica, también conocida como ‘mobbing’, no sólo promueve un ambiente laboral inestable y poco productivo, sino que puede llegar a tener repercusiones en la salud física y mental del trabajador.

Episodios depresivos, de llanto, insomnio, impotencia, rabia, humillación, arrebatos de ira, entre muchas otras cosas. Estas son solo algunas de las consecuencias del acoso laboral que sufren miles de personas en el día a día de las organizaciones.

Definido por la ley 1010 de 2016, el acoso es “una conducta persistente y demostrable, ejercida sobre un empleado o trabajador por parte de un empleador, un compañero de trabajo o un subalterno con miras de conseguir miedo, terror, angustia o intimidación para  causar un perjuicio laboral que puede conllevar a la renuncia de su puesto de trabajo”.

Y debido al estrés que genera para el trabajador alguna situación como estas, muchas veces se presentan manifestaciones psicosomáticas como taquicardias y problemas gástricos o también las personas terminan adquiriendo actitudes autodestructivas de castigo o ansiedad, como comer en exceso, el tabaquismo, el alcoholismo o el uso de sustancias psicoactivas para intentar disminuir el sufrimiento.

En Colombia se habla de una sanción de multa entre 2 y 10 salarios mínimos legales mensuales, para los sujetos que tengan reincidencia en las denuncias de acoso laboral, tanto para la persona que lo realiza como para el empleador que lo tolera.

También el victimario tendrá que brindar la terminación del contrato de trabajo sin justa causa, la obligación de pagar a las empresas prestadoras de salud y las aseguradoras de riesgos profesionales por el 50% del costo del tratamiento de enfermedades profesionales, alteraciones de salud y demás secuelas originadas por esta conducta.

Así que si usted es los chistosos de la oficina, que cree que alguna burla no puede llegar a herir susceptibilidades, probablemente es mejor resguardar sus comentarios. Y si por el contrario, usted está trabajando en un entorno donde su personalidad, físico o trabajo es mofado con frecuencia, lo mejor es acudir a las autoridades respectivas. En FP hicimos un streaming con Alejandra Moreno, consultora en derecho empresarial, para abordar diferentes situaciones que constituyen acoso laboral en las compañías, que podrá ver al inicio de este artículo.

Las señales de alerta

#1. Lo sobrecargan de trabajo o lo contactan excesivamente en horarios extra laborales: además le exigen plazos irrealizables o tareas que no están estipuladas en el contrato.

#2. Se le impide el desarrollo profesional o se hace persecución: como por ejemplo le impiden que participe en concursos, le rechazan sus propuestas de proyectos, o siempre hay interrupciones cuando usted habla. No le dejan expresar su voz y le hacen sentir que sus ideas no valen.

#3. Lo ridiculizan por su trabajo, vida personal, sexo o raza: cualquier comentario o burla sugerente a su ideología, religión, sexo y raza debe ser denunciado ante el comité de trabajo o gestión humana de la empresa.

#4. Sufre amenazas escritas o verbales: esto significa un gran aporte para el material probatorio del caso, especialmente si puede grabarlo usted mismo.

#5. El lenguaje vulgar y maltrato verbal: uso de insultos, gritos y groserías. Puede suceder en privado o frente a otros empleados.

#6. Inventan rumores que destruyen su imagen: por alguna situación el empleador está interesado en dañar su buen nombre y difamar hechos sobre su vida íntima o personal.

Comentarios de Facebook