París lanza página web para ‘denunciar’ ratas

La lucha contra las ratas en París cuenta desde este lunes con una página web en la que los ciudadanos pueden alertar de la presencia de esos roedores para que los servicios pertinentes estén informados y actúen.

Detrás de la iniciativa está el alcalde del distrito 17, el conservador Geoffroy Boulard, quien se queja de que el Ayuntamiento de la ciudad, en manos de la socialista Anne Hidalgo, no hace lo suficiente contra el creciente problema sanitario.

La web signalerunrat.paris da la posibilidad de marcar el punto en el mapa en el que se han visto ratas o escribir la dirección precisa, y se compromete a mandar un informe a los servicios centrales de la alcaldía parisina, que es la que tiene competencia en materia de desratización de los espacios públicos.

Boulard se felicita de que esta iniciativa ha costado solo 83 euros, el precio de la creación de la web, y espera animar a otros regidores locales a sumarse a ella.

El Ayuntamiento parisino recordó en enero que invertirá 1.5 millones de euros en acciones como cambiar los contenedores de basura hacerlos inaccesibles a las ratas, y se ha fijado la limpieza de París una de sus prioridades.

En 2017, según se informó entonces, se realizaron cerca de 1, 800 intervenciones de desratización en un intento por reducir una población de ratas que, según estimaciones municipales, es de unos tres millones de ejemplares.

“Si hicieran su trabajo, darían ganas de respetar el espacio público e iría mejor”, dijo Boulard a la cadena BFM TV, en una entrevista en la que admitió que hay un problema de falta de civismo por parte de la población, pero achacó la responsabilidad a las autoridades locales.

ALARMAS EN PARÍS RATAS EN UN CONTENEDOR

Hace un par de meses un video mostraba decenas de ratas vivas en un contenedor en pleno centro de París lo que disparó las alarmas en la capital francesa, donde los basureros municipales se enfrentan diariamente a estos roedores que llegan incluso a saltarles encima.

Las imágenes, grabadas por un empleado municipal de limpieza junto al río Sena, cerca del Quai d’Orsay (sede del ministerio de Asuntos Exteriores francés), se extendieron como la pólvora en las redes sociales y obligaron a las autoridades a dar explicaciones de urgencia sobre esta cuestión que hace tiempo que preocupa a los parisinos.

El concejal encargado de limpieza del Ayuntamiento de París, Mao Peninou, reconoció que existía una gran población de ratas en las calles, debido a que se han hecho “más resistentes” a los sistemas de eliminación y a que se ha producido un “cambio cultural” en los ciudadanos, que cada vez usan más el espacio público.

En una rueda de prensa, Paninou insistió en que disfrutar de los parques y las calles “conlleva una responsabilidad”, y aclaró que si cada vez se ven más ratas fuera de las coladeras es por culpa de la “incivilidad” de quienes no recogen sus desechos.

“¿La Ciudad de las Luces está infestada de ratas?”, se preguntaba el diario “Le Parisien” ya el pasado septiembre, cuando el consistorio decidió intensificar los esfuerzos para acabar con estos animales que se concentran cerca del río Sena y en los lugares más concurridos.

En 2017, se realizaron cerca de 1, 800 intervenciones de desratización, en un intento por reducir esta población de ratas que según estimaciones municipales es de unos tres millones, aunque es muy difícil de contabilizar.

El Ayuntamiento afirmó en un comunicado que en los últimos dos años se contrató a 200 basureros y conductores suplementarios, y anunció que pondrán en funcionamiento 170 nuevas máquinas limpiadoras y aspiradoras de aceras.

Todas estas medidas no gustan a los animalistas, que ya salieron en defensa de las ratas a finales de 2016 con una petición popular llamada “Paren el genocidio de las ratas”, que consiguió más de 20, 000 firmas.

El miembro de la asociación animalista “Paris Animaux Zoopolis”, Philippe Reigné, lamentó que se exagere “la mala reputación de las ratas”, y opinó que el ayuntamiento quiere acabar con ellas porque dañan la imagen de la propia ciudad.

“No podemos reprochar a las ratas que se alimenten de nuestros desechos”, resumió Reigné, que en este punto coincide con las autoridades en que los parisinos y los visitantes tienen parte de la culpa.

Comentarios de Facebook