Capellán estadounidense pelea para que no deporten a su esposo hondureño

Raleigh, N.C., – Autoridades de inmigración en Georgia liberan a hondureño esposo de un Capellán del Ejército de los Estados Unidos y beneficiario de DACA, después de haber sido detenido en Charlotte cuando asistía a una cita de rutina en las oficinas de inmigración.

Sergio Avila-Rodríguez fue detenido en Charlotte. el pasado 10 de mayo a pesar de haber obtenido un perdón y una exención de matrimonio un mes antes en las oficinas de inmigración de Raleigh, pero gracias al llamado clamando justicia de su esposo,Tim Brown un militar en servicio activo del Ejército de los Estados Unidos, Sergio Ávila-Rodríguez fue liberado el lunes por la tarde del Centro de Detención Stewart en Lumpkin GA.

Según un comunicado emitido por la organización sin fines de lucro GoAL “Go Out and Live” de la que Tim Brown es presidente y fundador, Ávila no enfrenta actualmente deportación, debido a que ICE le concedió una exención de matrimonio después de la liberación.

 Esta es la segunda vez que ICE emite este mismo documento para Ávila, una vez que el 18 de abril le había otorgado uno en sus oficinas de Raleigh.

En entrevista con La Conexión y visiblemente afectado por la situación por la que atravesaba en ese momento, Tim Brown, demandó justicia para Ávila puesto que nunca debería haber sido detenido por contar con la exención de matrimonio emitida en las oficinas de Raleigh el 18 de abril.

Después de que las autoridades migratorias en Raleigh aseguraron a Brown que no arrestarian a su esposo Sergio Rodríguez ambos se sentían tranquilos, sin embargo el pasado 10 de mayo, al acudir a una cita de rutina en las oficinas de inmigración en Charlotte, Rodríguez fue detenido a pesar de que las autoridades migratorias les habían asegurado que no lo arrestarían “por ser esposo de un miembro de las fuerzas armadas.”

“Sergio me llamó y me dijo: ‘He sido detenido … Me van a deportar'”, dijo Brown, quien agregó sentirse engañado. “Siento que me han engañado, porque ellos dijeron que con la liberación de responsabilidad que le habían otorgado ya no lo podrían arrestar,” dijo el capellán que ha servido con el ejército de los Estado Unidos durante 10 años, a La Conexión.

Brown relató que su esposo había huido de Honduras con su tío cuando tenía 7 años y que ha vivido en los EE. UU. desde entonces. Cuando cruzaron la frontera por Texas fueron detenidos y les fue dada cita para presentarse en la corte, a la que Sergio nunca acudió porque nunca supo que tenía esa cita y si alguna vez le enviaron un citatorio no fue a la dirección correcta.

El capellán del ejército dijo que él y Ávila-Rodríguez habían gastado miles de dólares para mantener a este último en el país y que habían recibido dos liberaciones de responsabilidad; una

exención matrimonial y una exención de una orden de supervisión, para retrasar cualquier deportación.

Según Brown, habían obtenido las exenciones el 18 de abril por lo que habían pensado que estaban seguros que no deportarían a Sergio, pero manifestó que no entiende qué fue lo que cambió entre el 18 de abril y el 10 de mayo cuando su esposo fue detenido a pesar de contar con el documento que lo liberaba de responsabilidad. “No entiendo qué pasó, porque lo detienen ahora, cuando unos días antes nos habían dicho que no lo iban a deportar.”

“ICE tiene razón al decir que la exención que se le dio en primera instancia no le garantiza el paso hacia la residencia permanente. Si es una exención, pero solo es un primer paso hacia la residencia,” dijo el abogado de Ávila en conferencia de prensa después de la liberación.

“Nos fuimos muy emocionados y felices porque habíamos logrado que se nos diera la exención del matrimonio y la de orden de supervisión para retrasar la deportación para Sergio, incluso unos días después fuimos a iniciar el trámite para conseguir un permiso de trabajo,” enfatizó Brown.

“Estamos previniendo que si el juez no acepte nuestra petición de reabrir el caso, haremos una apelación en la corte de inmigración que le  permita quedarse aquí mientras esa apelación toma su curso.  Si fuera seguro para Sergio regresar a Honduras, incluso por unos dias hubiéramos escogido esa ruta para remover la orden de deportación, pero sabemos que esa no es una opción.”  afirmó su abogado.

Parece que ICE hace las cosas bien pero a veces se cometen errores y vamos apelar no solo por Sergio, para que su caso se resuelva sin complicaciones, pero vamos a ver las fallas del sistema migratorio y vamos a ayudar a otros que no tengan la representación apropiada,” enfatizó Brown.

Fuente: LaConexionusa.com

Comentarios de Facebook