viajes para correr

Si buscas algo diferente para tus vacaciones, ¿qué te parecería correr al lado del mar, en medio de la jungla africana, en los glaciares islandeses o en el corazón de alguna ciudad?

Panorámica del Parque Nacional de las Montañas Rocosas, en Colorado (Estados Unidos). (Foto: Getty)

El running ocupa (con perdón del futbol) un lugar privilegiado en el ranking de deportes preferidos por los españoles. Cada vez más personas se deciden a empezar a correr porque son conscientes de sus grandes beneficios para la salud física y mental.

Por eso cada vez más paquetes turísticos incluyen destinos ideales para la práctica deportiva. En este caso corredores, aficionados al running y amantes de la naturaleza y el deporte son los afortunados porque acaba de publicarse una obra única de GeoPlaneta que recopila algunos de los sitios más espectaculares del mundo a los que casi resulta obligado ir a correr al menos una vez en la vida. Te proponemos 12 de ellos para que disfrutes a tope con cada zancada, ¡a por ellos!

El puente Verrazano, un clásico de cada año en el Maratón de Nueva York. (Foto: Getty)

1. EL MARATÓN DE NUEVA YORK

El santo grial del corredor de fondo. El maratón de Nueva York es mágico, cierto, pero también muy difícil. Con el desnivel de los puentes, las interminables y desalentadoras rectas, los montículos del Central Park en los últimos 5 km y, a veces, el gélido viento del norte soplando de cara, los profesionales acumulan un retraso de 2-3 min respecto a sus mejores marcas (5-7 min los aficionados). No es de extrañar que prefieran los recorridos llanos de las grandes ciudades europeas, a pesar de los 100.000 dólares de premio para el ganador.

El 13 de septiembre de 1970, Gary Muhrcke, de 31 años, ganó la primera edición del maratón de Nueva York. Después de pagar 1 US$ por inscribirse, este bombero de Long Island completó las cuatro vueltas a Central Park por delante de los otros 126 participantes que tomaron la salida (de los que solo 55 cruzaron la meta). Ganó un reloj y el derecho a participar el año siguiente, pero muy poco reconocimiento. Nadie podía imaginar entonces que este maratón se convertiría en el más famoso del mundo. Seis años más tarde, en pleno boom del running en EE.UU, el carismático fundador Fred Lebow se la jugó haciendo pasar el recorrido por los cinco distritos de la Gran Manzana, algunos de ellos considerados peligrosos en ciertas zonas. Lebow logró eludir hábilmente las reglas que prohibían pagar a un atleta por participar en una competición y atrajo a la flor y nata de los fondistas estadounidenses.

Cuarenta años más tarde, el maratón de Nueva York es seguido por casi dos millones de personas en las calles y es el Santo Grial de los corredores de todo el mundo; casi un 40 por ciento de los participantes son extranjeros.Impulsados por el público en este enorme decorado cinematográfico, todos ellos buscan un subidón de adrenalina y un ratito de gloria.

2. EL MEDIO MARATÓN DE LAS ROCOSAS (Colorado)

El Parque Nacional de las Montañas Rocosas tiene más de 550 km de pistas y senderos que recorren un parque lleno de grandes cimas, con alturas que van entre los 2300 y los 4300 m, con nieves casi eternas (hay 72 picos de más de 3.500 m), vistas panorámicas impresionantes y lagos que se descubren tras seguir pistas estrechas por las que parece que no ha pasado antes nadie. La sensación que tienen quienes corren por estos parajes es la de una absoluta libertad. No hay rutina ni aburrimiento en un recorrido en soledad por el parque pero si se quiere hacer de forma más organizada, se puede participar en el medio maratón,que es relativamente suave, con poco más de 250 m de desnivel en sus 21,095 km de recorridos. La dificultad puede estar en la altitud, pero merece la pena participar aunque solo sea para descubrir los bellísimos paisajes de las Rocosas americanas.

Cortesía: es-us.vida-estilo.yahoo.com

Comentarios de Facebook