25.3 C
Tegucigalpa
Inicio DEPORTES "De Bruyne se sentó en medio del campo, se negó a moverse...

“De Bruyne se sentó en medio del campo, se negó a moverse y su padre tuvo que sacarlo”

Kevin De Bruyne está llamado a ser uno de los jugadores más destacados del panorama mundial cuando Cristiano y Messi comiencen su declive por la edad. El belga está a un paso de alzar la Premier League con el Manchester City y el periplo en Champions League terminará el martes si jugadores como él no están a la altura de una noche histórica en el Etihad.

El mediapunta de 26 años progresa año tras año y Pep Guardiola nunca ha escondido su admiración asegurando que puede estar a la altura de Messi o Cristiano Ronaldo. Su obsesión por la pelota le viene desde que tiene uso de razón. En Drongen, municipio de Gante, pronto atisbaron el recorrido que podía tener el niño rubio con fuerte carácter. “Cuando era un niño algunos dudábamos de él por su carácter. Cuando perdía se enfadaba muchísimo. Una vez, después de perder con el Gent un torneo juvenil en Holanda, se sentó en medio del campo y se negó a moverse. Se quedó ahí sentado y muy enfadado. Querían dar por finalizado el partido y pasar al siguiente porque estuvo parado 20 minutos. Su padre tuvo que salir y sacarlo del campo”, cuenta Van Troos, el primer entrenador que tuvo en Drongen al Daily Mail.

De Bruyne creció y progresó en el fútbol hasta llegar a las categorías inferiores del Genk, pero su personalidad seguía siendo dura y no se andaba con rodeos cuando algo no le gustaba. Su entrenador por entonces, Domenico Olivieri, recuerda lo mal que le sentó al internacional belga una sesión de ciclismo con la mountain bike. “Tenía 17 años y recuerdo que vino con la cabeza muy roja y me dijo: ‘Oye, ¿qué mierda es esto? Esto no tiene nada que ver con el fútbol’”, cuenta el entrenador.

“Jamás lo olvidaré. Tuvimos que insistir diciéndole: ‘Vamos Kevin, esto va de carácter’. Al final terminó el recorrido, pero no estaba nada contento. Ese es Kevin De Bruyne”.

A veces De Bruyne llegaba demasiado lejos por culpa de su ambición. “Veía todo mucho más rápido que sus compañeros. No era fácil para ellos. Se quejaba porque otros jugadores no estaban a su nivel. Ahora tiene a los mejores a su lado y mejorará. Tal vez no lo dice, y es bueno que no lo haga, pero creo que quiere ser el mejor. Todo el mundo habla de Cristiano y Messi, como es normal, y ves sus estadísticas y él quiere estar cerca y seguirá creciendo. Messi y Cristiano empezarán a bajar su ritmo en unos años y Kevin seguirá el ascenso a la cima. Él no habla demasiado de eso porque está tranquilo. No dice estupideces, pero trabaja duro y sabe lo que quiere”, añade Olivieri.

Noticias Relacionadas

Top 5 de HCH