25.3 C
Tegucigalpa
Inicio HOGAR ¿Qué emociones hacen de la casa un hogar?

¿Qué emociones hacen de la casa un hogar?

Una casa te proporciona un techo, pero un hogar es donde te sientes bienvenido, donde pasas tiempo para recargar energías. En él, te refugias de tus malas experiencias, te relajas, celebras tus ocasiones especiales en familia, practicas tus hobbies… Aquí tenemos un par de nuestros elementos favoritos que contribuyen a darle a tu casa el ansiado sentimiento de hogar.

La gente y animales con los que la compartes

Los niños jugando en el jardín, con o sin mascota, tu pareja atareada con algo en la cocina. De mientras, alguien se ha dejado la radio encendida a bajo volumen en el comedor, otra vez. Todo el mundo se está ocupando de sus propias tareas. Eso es lo que le da a tu hogar el zumbido inconfundible de la vida. Es una de las cosas que convierten una casa en hogar.

Todo el ruido

Una casa llena de criaturas, peludas o humanas, no viene sin su justo reparto de ruido. Sea quien sea que está practicando la guitarra, o esté comentando ese programa de la tele con otra persona. El sonido de una deliciosa comida siendo preparada, el ladrar de los perros, las puertas abriéndose y cerrándose. Los niños jugando, incluso alguna discusión ocasional, una breve conversación con el vecino. Los sonidos de la convivencia no siempre son tranquilizantes, pero tu casa se sentirá vacía sin ellos.

O la falta de ruido

A pesar de que el zumbido de la vida diaria parece no parar nunca, a veces lo hace. Y, de golpe, y en muy pocas ocasiones, nos encontramos con ese silencio, esa ansiada tranquilidad. Sea porque todo el mundo está echando la siesta o centrado en sus propios deberes o actividades, el zumbido de la vida diaria ha sido reducido a un murmullo. O, incluso mejor, es posible que estés sólo en casa. Sea como sea que hayas conseguido ese minuto de paz, disfrútalo.

Los rituales que se crean

Des de las noches de película los sábados, completas con palomitas caseras, hasta las barbacoas o comidas familiares, existen tradiciones que nacen y se mantienen en un nuevo hogar. Éstas son las que se encargan de manteneros a ti y a tu familia unidos, creando recuerdos. De la misma forma, dejan a todo el mundo queriendo crear más.

El olor de la comida siendo preparada

Para muchos, un hogar no es un hogar hasta que se ha preparado una deliciosa comida casera en él. Des del aroma de un buen estofado siendo preparado, hasta el olor de las madalenas recién sacadas del horno, cada comida que preparas en casa nutre tu cuerpo y tu hogar.

Las abolladuras, rasguños y defectos

Una vez manches por primera vez tu mantel de lino, la casa quedará una vez más inaugurada. Probablemente sean manchas que nunca llegarás a poder sacar del todo, así como esos aros de la mesilla de café.

Pero está bien, porque la casa perfecta no existe, sino que es simplemente un escenario donde nadie vive. Tú trabajas duro, y realmente vives en tu nueva casa; eso terminará notándose. Y, verdaderamente, deberías estar orgulloso del pequeño rastro que vas dejando. Mírate cada rasguño como un recordatorio de una experiencia.

La inacabable lista de cosas por hacer

Hablando de imperfecciones, tu casa siempre parecerá incompleta. Siempre quedará ese proyecto o esa reforma por hacer. Una vez hayas cambiando la luz o hayas renovado el baño, tendrás tiempo de relajarte, finalmente. Pero no es así. Siempre que sigas interesado en dejar tu marca en tu espacio, en personalizarlo, esas ideas y proyectos seguirán apareciendo.

El desorden constante

He visitado muy pocas casas que estuvieran siempre ordenadas, y en todas ellas vivían pocas personas. Alguna de ellas incluso hubiera jurado que padecía algo similar a un trastorno obsesivo compulsivo. E incluso esas personas eran incapaces de mantener la casa impoluta permanentemente.

En una casa con niños, lo más normal es que asome el desorden, como mínimo. Lo más probable es que no seas capaz de cruzar el salón sin pisar un trozo de Lego o un pequeño juguete de plástico. Y lo más probable es que tus hijos acaben rallando el suelo de parqué nuevo, o ensucien la baldosa recién fregada con sus pisadas. Aun así, no dejes de intentarlo. Un mínimo orden es necesario para tener la mente ordenada, algo que necesitarás cuando escaseen los momentos de paz.

Rincones cómodos

Puede que sea ese sillón que llevas arrastrando desde tu primer apartamento, o esa manta que tenías desde la infancia. No importa lo limpio y moderno que sea tu nuevo hogar, siempre necesitarás por lo menos dos espacios en los que simplemente puedas relajarte.

Las colecciones que has acumulado

Des de la alfombra que compraste en Perú hasta las pinturas que encontrasteis en la luna de miel. Des de tus viejos discos de vinilo hasta esos platos antiguos que comprasteis en el mercado. Todos esos objetos adornan tu hogar con orgullo y explican un poco más sobre quiénes sois y quiénes habéis sido. Básicamente, le dan personalidad a tu hogar. Aprovecha esos toques de singularidad para sentirte como en casa en tu nuevo hogar.

Las reliquias familiares

Una vez más, objetos que explican la historia de quiénes habéis sido, y de dónde venís. Sea el chal de tu abuela, plegado sobre la cama, la vajilla de tus padres o ese vaso de cerámica de tu tía abuela, éstos objetos le dan raíces a tu nueva casa. Cualquier hogar necesita una base sólida. Todos esos pequeños detalles decorativos, algunos incluso útiles en la actualidad, tendrán un valor emocional. Eso los hará irremplazables. De lo contrario, en algún momento sentirás que solo están acumulando el polvo.

Cuando te pones cómodo

Así que entras en casa, estás en tu derecho de ponerte la ropa que más te apetezca y más cómoda te resulte. Aquí no hay sitio para corbatas ajustadas, zapatos de tacón y ropa ajustada. Una vez te sientes lo suficiente cómodo como para salir descalzo de la habitación, es que tu casa es por fin tu hogar.

Por encima de todo, se trata de los recuerdos que creas

Lo más importante son los nuevos recuerdos, ligados a ese espacio de ahora en adelante. Las marcas en la pared, las manchas en el mantel, la mesa reparada, los objetos decorativos, las pequeñas rutinas… cada uno de esos objetos y recuerdos deja una marca que vinculas a tu nuevo hogar.

Cortesía: mejorcalidadprecio.com

- Publicidad -

Noticias Relacionadas

Top 5 de HCH