James Rodríguez, un negocio redondo para el Real Madrid

El Bayern de Múnich ejercerá su opción de compra y fichará a James Rodríguez este verano. El rendimiento del jugador colombiano ha convencido a los dirigentes del club bávaro que pondrá más de cincuenta millones encima de la mesa para hacerse con el jugador madridista en propiedad.

De ello informó el diario Marca en su edición de este lunes. Hasta el día de hoy habían dudas sobre si el Bayern finalmente decidiría comprar al colombiano (tenían 12 meses más para decidir), pero según informa este medio la decisión del Bayern será oficial en breve. La salida definitiva de James Rodríguez al Bayern supone un negocio redondo para el Real Madrid y otro éxito para Florentino Pérez.

Porque el Bayern de Múnich pagará nada más y nada menos que 42 millones por el futbolista a lo que habría que sumar los 13 kilos acordados por los dos años de cesión del colombiano. Esto eleva el montante a un total de 55 millones de euros, lo que supone un negocio redondo para el Real Madrid que en el verano pagó pagó 75 kilos por el jugador al Mónaco.

Y es que estos 20 millones de euros de diferencia entre lo que pagó en su día y lo que recibirá ahora, están perfectamente amortizados tanto en la explotación de la marca del futbolista en su Colombia natal como en su rendimiento sobre el campo. Porque la primera temporada del mediapunta en el Real Madrid fue sobresaliente gracias a sus 17 goles y 18 asistencias. Después, con la llegada de Rafa Benítez y la posterior de Zinedine Zidane, su rendimiento bajó hasta el punto de convertirse en un jugador secundario en la consecución de la Undécima y Duodécima.

De menos a más en el Bayern

El año de James Rodríguez en el Bayern de Múnich ha sido bueno pero tampoco para echar las campanas al vuelo.  Como le sucedió en el Real Madrid, los problemas musculares le han lastrado e incluso tuvo algún problema con un Carlo Ancelotti que consideró a principio de temporada que no estaba al nivel suficiente como para ser titular indiscutible. Eso sí, desde la llegada de Jupp Heynckes su importancia ha sido mayor y de ahí a que el club bávaro haya decidido comprarlo previo pago de 55 millones de euros. 

En los 1.866 minutos que ha disputado esta temporada repartidos en 28 partidos, ha conseguido marcar cinco goles y repartir 11 asistencias, unos números que están lejos de los 11 tantos y 13 pases que dio en su último año en el Real Madrid, cuando se marchó por no ser indiscutible. En total, en su primer año en el Bayern de Múnich, se ha perdido un total de 13 partidos por culpas de las lesiones o bien porque el entrenador no ha contado con él. En Champions, la competición donde queda clara la importancia de un jugador para su técnico, ha sido suplente en cinco de los ocho partidos que ha disputado su equipo.

Cortesía: okdiario.com

Comentarios de Facebook