La mujer que encerró a su amante en el ático por 10 años

La increíble historia de Walburga Oesterreich y su amante Otto Sanhuber fue uno de los mayores escándalos sexuales de 1930 en Estados Unidos, no solo por la época tan conservadora, sino por las condiciones de esta relación.

‘Dolly’ Oesterreich era una alemana que llegó a Estados Unidos desde muy pequeña. Fue criada en una humilde granja pero luego se casó con un hombre millonario que tenía una fábrica de delantales llamado Fred Oesterreich.

El matrimonio vivía en Milwaukee y parecía ser una pareja feliz, pero la verdad es que tenían muchos problemas en la intimidad, Fred era alcohólico y Dolly estaba insatisfecha sexualmente.

En 1913, Dolly le pidió a su esposo que enviara a la casa a uno de sus obreros, el joven Otto Sanhuber de 17 años, para que la ayudara con una máquina de coser que tenía descompuesta.

La señora Oesterreich recibió al joven vestida con una bata y medias, logrando que la atención de Otto se posara sobre ella. Desde ese instante, ambos iniciaron una relación oculta, comenzaron a tener muchos encuentros en hoteles e incluso en la misma casa cuando Fred no estaba.

La visita constante del joven provocó que muchos de los vecinos empezaran a sospechar del romance, pero Dolly se defendía diciendo que Otto era su medio hermano de muy bajos recursos. Ya harta de los comentarios de las personas, la señora le pidió a Sanhuber que renunciara a su trabajo y se fuera a vivir al ático de su casa. Como Fred nunca visitaba ese lugar, a los amantes les pareció el plan perfecto.

Como el joven no tenía familia cercana y además estaba obsesionado con Dolly, aceptó la propuesta sin pensarlo mucho. Mientras estuvo encerrado, se dedicó a satisfacer sexualmente a Dolly y a escribir. Era un muy buen escritor, de hecho algunas de sus obras fueron publicadas bajo un seudónimo.

Pasaron cinco años y Otto seguía encerrado en el desván, pero el esposo de Dolly insistía en mudarse de la casa ya que escuchaba ruidos inexplicables que venían desde la parte de arriba de la casa. Además, aseguraba ver sombras fuera de su dormitorio.

Aunque la pareja se mudó a Los Ángeles, el inquilino misterioso también los siguió.  Dolly procuró conseguir una casa en la que el joven de 22 años pudiera vivir cómodamente.

La relación de Dolly y Fred se complicaba y en medio de una violenta pelea, Otto salió de su escondite para ayudar a su amada y le disparó con un rifle a Fred tres veces, terminando con su vida.

Los amantes hicieron un montaje en la casa para que pareciera que habían sido víctimas de un asalto. Ella comenzó a gritar hasta que un vecino llamó a la policía.

Dolly utilizó la herencia de su marido para comprar una casa con un ático más grande. Aunque mantenía su relación con Otto, la mujer tenía muchos más amantes, entre ellos su abogado.

Por error, Dolly le regaló al abogado un reloj de diamantes que supuestamente habían robado a su marido. También, pidió a otro de sus amantes que escondieran el arma del homicidio.

Más tarde la policía se enteró de ambos sucesos y Dolly fue arrestada por el asesinato de su marido, tuvieron que liberarla ya que no podían explicarse cómo se había encerrado sola la mujer en el armario al momento del asesinato de su esposo.

Dolly le pidió a su abogado que llevara comida a su “medio hermano vagabundo”  que estaba en el ático, pero Otto se puso tan feliz de hablar con otra persona que no fuese Dolly que le contó a Herman, el abogado, su relación sexual con la viuda.

Otto salió de la casa con ayuda del abogado y huyó a Canada. El abogado no terminó con Dolly de inmediato sino cinco años después. Cuando estaba despechado, reveló a la policía la existencia de Otto, quien había llegado de nuevo a Los Ángeles. Los amantes fueron detenidos y el joven declarado culpable d homicidio.

Ambos fueron liberados al poco tiempo, Otto desapareció y Dolly comenzó una relación con otro hombre, con quien vivió hasta su muerte en 1961.

 

 

 

 

Comentarios de Facebook