Los métodos que usaban las mujeres antes de la llegada de los implantes de silicón

La industria de la moda ha hecho que el concepto de belleza cambie con los años y sin duda alguna, la gente se ve afectada por la presión social. Miles de chicas se han hecho implantes de silicón para verse mejor y para sentirse bien consigo mismas. No obstante, este invento se hizo en el año 1962, y antes de ese gran acontecimiento se tenían distintas maneras para aumentar el tamaño del pecho femenino. En este artículo te contaremos algunas cosas que se hacían en décadas pasadas y que ahora sería una locura pensar en ello. ¡No te lo pierdas, estamos seguros que se te hará muy interesante!

 Gracias a que en 1953 se creó la revista “Playboy”, las chicas querían copiar lo que veían en ella, y tener el cuerpo perfecto que, según esta compañía, es lo que todo hombre busca. Después, en 1959 se lanzó la muñeca “Barbie”, que hizo aún más grande la presión social en las jóvenes para lucir como supermodelos y esto afectó la imagen que todas tenían de si mismas. Además de importantes actrices de Hollywood como Marilyn Monroe, quien fue reconocida por su figura perfecta.

En la actualidad el aumento de pecho ha sido uno de los procedimientos más solicitados del área de la cirugía plástica. Aunque es un procedimiento muy bien conocido hoy en día, antes era totalmente imposible pensar en esto. Gracias al invento de los implantes de gel de silicón, muchas chicas han disfrutado de este gran cambio físico. Los responsables de esto fueron el doctor Thomas Cronin, y Frank Gerow. Siendo el primer caso una voluntaria llamada Timmie Jean Lindsey.

Corsé y aceites

En el siglo XIX se creía que con el uso de corsé ayudaría a que el busto aumentará, sin embargo, esto era contraproducente, pues los aplastaba y deformaba. De esta forma, dicho efecto dejaba mucho que desear a las chicas que lo intentaban. Después, se volvió una moda utilizar cosas naturales para lograr que el tamaño fuera mayor. Se comenzaron a usar remedios como la manteca de coco o el aceite de oliva para que su contorno se viera de una mejor manera. No obstante, en realidad esto no ayudó tampoco.

Ventosas

En Francia se implementaron distintos métodos que hoy en día son rechazados completamente, usaban ventosas en el busco y estos hacían una gran presión con el aire. Además de esto, el agua hacía que las fibras musculares de las glándulas mamarias se contrajeran, sin afectar otras áreas importantes. No obstante, este efecto era tan solo por unas horas y se dice que era sumamente doloroso, así que se dejó de intentar en los años 60’s, cuando se empezó a pensar sobre los implantes de silicón.

 En Japón se dieron otro tipo de casos en los que después de la segunda guerra mundial los soldados buscaban chicas voluptuosas. Así que se encontraron muchas situaciones en las que las mujeres usaban inyecciones de silicón directamente a sus pechos, que les podría costar hasta la vida. Consecuentemente, el silicón inyectado llegaba a un estado de putrefacción dentro de sus glándulas mamarias, y subsecuentemente un gangrenado del área afectada que posteriormente tendría que ser amputada inmediatamente.

La dieta era otra de las cosas que tenía a las chicas preocupadas, pues se les hizo creer por muchos años que una dieta alta en azúcar las ayudaría a conseguir pechos más grandes. Lo cierto es que no era mentira, era seguro que conseguirías más grasa, y probablemente el busto aumentaría aún más. Sin embargo, también todo lo demás, así que no tenía los resultados que todas quisieran haber tenido. Se creía que el chocolate, la soda y todo tipo de dulces les darían esa meta que siempre esperaron.

Muchas chicas en la actualidad hacen este tipo de procedimientos para lograr satisfacer sus creencias de que la belleza externa es lo más importante. No obstante, miles lo han hecho por otro tipo de problemas, además del estético, por ejemplo, las víctimas del cáncer de mama, quienes han luchado y vencido la enfermedad, y quieren sentirse mujer aún después de haber perdido su pecho natural. Por lo tanto, este descubrimiento ha salvado a numerosas mujeres a través de la historia. Si te ha gustado este artículo no dudes en dar “Me gusta” en nuestra página de Facebook y compartirlo con todos tus amigos.
Fuente: Twitter 1 /Instagram/ Pexels

Cortesía: paraloscuriosos.com
Comentarios de Facebook
Compartir