Cómo hacer tu propio huerto ecológico en casa

Crear una jardinera comestible en casa es mucho más fácil de lo que se cree. Con estos pasos podrás conseguir una superficie apta para desarrollar productos sanos y de calidad.

Tips para montar el mejor huerto urbano en casa

La creación de un huerto urbano en casa es más que un asunto de modas. Son sus beneficios nutricionales, ambientales, sociales y económicos los que han justificado su propagación por todo el mundo. Cada vez son más los jardines comestibles que se erigen en azoteas, balcones, macetas y muros. Algunos los planifican pensando sólo en cubrir necesidades de consumo, y otros innovan en diseños para sumarle un fin decorativo. Sea cual sea la intención, es importante seguir estos pasos.

Cómo montar un buen huerto casero

El montaje de un buen huerto comienza con la selección del espacio. Puede ser cualquiera: una terraza, una galería o un cajón… El requisito básico, es que reciba unas seis horas de sol al día. Ciertas variedades como tomates, pepinos y berenjenas no son tan exigentes en este sentido, pero las acelgas, coles o espinacas sí que aprecian la radiación. En este punto es vital consultar a un experto.

Si escogiste una jardinera de madera, debes cubrirla con tela y grapar. De esta forma, la protegerás para que se mantenga por más tiempo. Lo siguiente es preparar el drenaje, para que no haya acumulación de humedad y evites que el agua sobrante debilite las raíces de las plantas. Lo puedes hacer abriendo pequeños orificios en la parte inferior de la jardinera, para que actúe como coladera.

Posteriormente, debes añadir el sustrato, identificado éste como cualquier material compacto distinto a la tierra que favorezca el anclaje del sistema radicular de la planta. Puede ser natural, sintético, mineral o residual. Incluso, lo puedes hacer tu misma con perlita, rocas de drenaje, fibra de coco, sustrato universal, bosta de oveja o caballo y humus de lombriz. Pero ojo, no mezcles todo.

Lo ideal es que lo hagas por capas. La primera, y más grande, debe ser una mezcla de 60% de sustrato universal y 40% de fibra de coco. Aunque no aporta ningún nutriente a las  plantas, le da mayor consistencia al sustrato mientras ayuda a conservar la humedad. Así podrás espaciar un poco la frecuencia de los riegos.

En la segunda capa debes juntar 50% de sustrato universal, 20% de fibra de coco, 20% de estiércol de caballo, 5% de perlitas y 5% de humus. Con esto estarás nutriendo la tierra, y brindándole materia orgánica. En la última y tercera capa, esparce humus de lombriz y revuelve un poco.

Colocación de las plantas

La recomendación para la elección de las plantas, es elegir las de temporada. Puedes utilizar una vara para abrir el orificio donde colocarás los rizomas. Asegúrate de dejar unos cuantos centímetros entre una y otra, para que puedan desarrollarse a plenitud.

Conforme vayan creciendo, quedará a tu elección si remover la hortaliza en su totalidad o sólo lo que vayas necesitando. Riegalas un día sí y otro no, para que no se formen charcos. Si es con agua de lluvia muchísimo mejor. Cuando las temperaturas bajen, utiliza un plástico para resguardarlas de las ventiscas. ¡No dejes de tener tu huerta en casa! Así garantizarás que tu comida sea más sana.

Cortesía: gastronomiaycia.republica.com

Comentarios de Facebook
Compartir