Tips para superar el reto de hablar en público

Hablar en público suele ser uno de los ejercicios que suponen una mayor dificultad para quienes no están acostumbrados a ello. Nervios, sequedad en la boca o sudor en las manosson solo algunos de los síntomas del ataque de pánico que puede sobrevenirnos si noaprendemos a controlar nuestras emociones y a perderle el miedo a hablar ante un grupo de personas. Te ofrecemos algunos consejos para salir airoso de la situación.

Lo primero que debes tener presente es que hablar en público no es como hablar ante un grupo de amigos. Por mucho que creas que dominas el tema debes prepararlo y llevar un guión del mismo para que ningún punto importante se quede en el tintero. También es importante acudir a la cita preparado. Esto implica informarte con anterioridad de la audienciaque asistirá a tu charla. Ello te permitirá definir un poco mejor cuáles serán los aspectos que les resultarán más interesantes de tu presentación y te permitirá centrarte más en ellos.

Hay varios trucos que te ayudarán a superar el miedo a hablar en público.

Un buen  comienzo también es fundamental para atraer la atención. De hecho, es muy importante empezar bien si quieres que tu audiencia se muestre interesada y participativa a lo largo de tu intervención.  Una buena oratoria es como una buena película, debe cautivar al espectador desde el principio hasta el final y mantener el interés a lo largo de toda la trama. De ahí que para que tu discurso sea bien aceptado por los oyentes sea importante que introduzcas elementos que consigan mantener la atención durante todo el tiempo que dure tu conferencia.

Lo que tampoco debes olvidar es que la atención debe recaer sobre ti por tu discurso y no por tu estado de nerviosismo o ansiedad. Respira profundamente e intenta olvidar que te encuentras ante un grupo de personas para centrarte únicamente en lo que debes decir.  Respirar de la manera adecuada y llenar de aire tus pulmones no es solo una táctica adecuada para que tu oratoria no parezca atropellada, sino que se ha demostrado que una buena oxigenación del cerebro, facilita la reflexión y aceita la operación de la memoria. La respiración profunda calma la tensión y disminuye sustancialmente la excitación.

Otro de los elementos que contarán  a tu favor es el de hablar con  entusiasmo y  asumir posturas y comportamientos extrovertidos. Hable con buen volumen y con ganas, solo así conseguirá atraer la atención del público y ponerlo de su parte. A nadie le gusta escuchar a  una persona cuya convicción sobre el tema de la que habla es mínima. Hacerles ver que está convencido de lo que dice y que se ha preparado la intervención siempre será un punto a tu favor de cara a meterte a superar esta difícil prueba.

Cortesía:

Comentarios de Facebook
Compartir