Cinco señales de tu cuerpo que indican que necesitas hacer ejercicio

Algo indispensable para mantenernos en forma y sanos es realizar alguna actividad física, ya que el cuerpo habla, cuenta expresa en silencio sus diferentes necesidades.

La obesidad, la fatiga, la falta de masa muscular. Son también algunos indicios de que al cuerpo le hace falta ejercitarse.

De acuerdo con un estudio publicado por la Universidad de Harvard, la vida sedentaria puede afectar las funciones de algunos órganos en el cuerpo y podría provocar algunas enfermedades, por ejemplo, problemas cardiacos.

En Salud al Día, te presentamos cinco señales que indican que necesitas hacer ejercicio:

  1. Sistema inmunológico débil:

Enfermarse con mayor frecuencia de lo normal es una de las primeras señales. Y un aliado para evitar esto es el ejercicio regular. De acuerdo a un análisis de la Universidad de Harvard, esta modalidad de entrenamiento favorece a un sistema inmunológico saludable. “Promueve la buena circulación, lo que permite que las células y las sustancias del sistema inmune se muevan a través del cuerpo libremente y hagan su trabajo de manera eficiente”, apuntan desde la institución.

  1. Cansancio

Esto puede sonar algo raro, pero es vedad, cuando no haces ejercicio te sietes más cansado que cuando lo haces. De hecho el ejercicio aporta 20% de más energía a tu cuerpo.

  1. Respiración forzada

Otra de las manifestaciones más comunes es la falta de aliento ante movimientos que normalmente no lo provocaban, o que no demandan un esfuerzo mayúsculo, como subir las escaleras. Esto es una señal de un sistema cardiovascular desacondicionado, explica el experto.

  1. Estrés

Si últimamente te has notado un poco más estresado que de costumbre, déjame decirte que puede ser por falta de ejercicio. La vida sedentaria genera más estrés y ansiedad. Cuando hacemos ejercicio se libera serotonina, que es conocida como la hormona de la felicidad. Te sentirás  mucho mejor.

  1. Estreñimiento:

La ejercitación estimula el funcionamiento intestinal, debido a que cuanto más se entrene, menos tiempo tardará la comida en atravesar el intestino grueso, lo que a su vez disminuye la cantidad de agua que el cuerpo absorbe de la materia fecal.

Comentarios de Facebook