Crece aislamiento regional de Maduro: no podrá ir a la Cumbre de las Américas

La misión de Venezuela ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) acusó a Estados Unidos y sus “subordinados regionales” de estar detrás de la decisión adoptada por el gobierno de Perú de no invitar a Nicolás Maduro a la VIII Cumbre de las Américas.

La protesta fue presentada en Washington por la representante venezolana ante la OEA, Carmen Velásquez, luego de que la canciller peruana, Cayetana Aljovín, anunciara que se retira la invitación a Maduro a la cumbre del 13 y 14 de abril en Perú, en respuesta a la convocatoria de elecciones presidenciales anticipadas en Venezuela para el 22 de abril.

La declaración de Aljovín fue respaldada por los países que forman parte del Grupo Lima compuesto por Argentina, Perú, Brasil y Canadá, entre otros e implica que el presidente venezolano no podrá asistir a la reunión, pese a que la semana pasada, su gobierno había confirmado su asistencia.

El Grupo de Lima considera que la votación del 22 de abril “carecerá de toda legitimidad y credibilidad” y exige que se modifique la fecha.

La semana pasada, Venezuela repentinamente convocó a elecciones luego de que fracasaran las negociaciones oficiales con líderes opositores para apaciguar la lucha política que dejó más de 120 muertos en enfrentamientos callejeros por protestas en 2018. La oposición ahora acusa a Maduro quien busca ganar un nuevo mandato de seis años de intentar manipular una votación que no puede ganar ya que el país sufre la peor crisis económica, afectada por una inflación de cuatro dígitos y una escasez crónica de alimentos.

De su parte, la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no define aún si participará de los comicios. Por lo pronto, el dirigente opositor Julio Borges iniciara la próxima semana una gira por Brasil, Chile, Argentina, México y Panamá para “buscar apoyo y lograr las condiciones para unas elecciones presidenciales justas”.

Tras el diálogo frustrado entre opositores y gobierno de la semana pasada, Borges instó a que la oposición se una hace años que no logra alinearse con un candidato, y además tiene a varios dirigentes proscriptos o encarcelados. “Sin unidad, estamos muertos”, sentenció.

En tanto, Chile descartó suspender la invitación a Maduro para participar en el próximo cambio de mando el 11 de marzo. “Se invita a los Estados. Hay una diferencia entre Estados y gobiernos”, explicó el canciller chileno, Heraldo Muñoz, al decir que la invitación y las elecciones en la nación caribeña son dos temas diferentes. “La Cumbre de las Américas es un foro eminentemente político y además tiene una declaración específica (…) que se refiere a la no invitación a los países donde se ha roto el orden constitucional democrático. Eso es muy distinto al acto de inauguración de un nuevo gobierno”.

Comentarios de Facebook