“Quiero hacer historia aquí”: Yerry Mina luego de caminar descalzo en el Camp Nou

Se quitó las botas, entró descalzo en el césped del Camp Nou, su nuevo templo, y rezó antes de saludar al respetable.

Para él, la hierba de un campo es sagrada, de ahí el gesto que repite desde hace tiempo, y con el que se ha vestido por primera vez con el escudo del Barcelona en el pecho ante el asombro de la comunidad colombiana en la ciudad e incluso de de la cónsul, Diana Celis.

Momento de éxtasis del nuevo central barcelonista, un tipo que no pasa desapercibido. De hecho, 8.552 personas han ido a recibirle, 1.116 más que con Philippe Coutinho el miércoles. “Entraré descalzo al campo sólo en casa, en mi casa. Dice la Biblia: con la planta de tu pie tocarás el terreno que quieras conquistar. Quiero hacer historia aquí”, afirmó el primer colombiano en vestir la camiseta del Barcelona, quien agradeció “este recibimiento”.

Por Mina, que adoptará el rol de Javier Mascherano en cuanto se marche a China, el Barcelona abonó 11,8 millones de euros tras acelerar un acuerdo que estaba cerrado para verano, y le puso una cláusula de rescisión de 100 millones de euros.

El central, muy creyente como ha explicado, no ha dejado de repetir la palabra “trabajo” durante toda la rueda de prensa.

“Para mí es extraordinariamente satisfactorio cumplir mis sueños, luché para perseguir esto, tratando siempre aportar mi granito de arena. Por eso espero hacerlo bien en el mejor club del mundo. Yo vengo a dar mi trabajo, ayudar al equipo y aprender de mis compañeros”, indicó con su verbo veloz y alucinado por la ilusión que estaba cumpliendo.

“Siempre he estado maravillado por el club, porque me gusta el estilo del Barça. En Colombia siempre fui hincha del club y para mi es gratificante jugar este fútbol con ellos, es algo inimaginable. Así que ahora debo aprender, corregir los pequeños errores y trabajar cada día”, confesó. cortesía elmundo.es

Comentarios de Facebook